mantenimiento de jardines costa del sol

Cuidados del césped en época de lluvias

Siguiendo con el post anterior en el que hablábamos de los cuidados pertinentes cuando llueve para el jardín, tampoco podemos obviar hablar de un protagonista de muchos jardines como es el césped del que Greenthia,  como empresa de jardinería en Marbella es especialista, y también hemos dado ya algunos consejos, tanto del natural como del artificial.

El césped suele agradecer la presencia de lluvia y al requerir mucha agua también representa un ahorro para nosotros. Sin embargo la continuidad de esas precipitaciones es algo que puede afectar al jardín sobre todo si no se cuida el césped con la regularidad adecuada. El agua, pese a que necesaria, también puede crearnos problemas en el jardín puesto que al filtrarse puede provocar embolsamientos bajo la capa de las plantas y ahí afectar a las raíces, haciendo que en algunos sectores que no estén bien drenados, se pudran. Y es que el agua la carga el diablo.

En el césped la presencia de agua puede provocar que haya un poco desarrollo de las raíces dado que ocupan el espacio que debería estar destinado a la oxigenación de las propias raídes y eso hace que se seque en cuanto deje de llover, por lo que es importante descubrir esos espacios.

También, obviamente, el exceso de humedad es perfecto para la aparición de hongos y enfermedades en la planta, producto de la podredumbre de esas raíces con exceso de agua. Es fundamental tener controladas las rutinas de riego y alterarlas cuando hace su aparición la lluvia con la intención de calcular el nivel de humedad del jardín y actuar en consecuencia conforme vaya necesitando más agua.

Las plagas también son un problema puesto que la humedad puede hacerlas proliferar y no nos referimos solo a los insectos y arácnidos sino también a las malezas y “malas hierbas” que pueden florecer por el jardín y que tendremos que controlar. Una solución suele ser fumigar y fertilizar el espacio después de las lluvias para adelantarnos a esto.

No podemos olvidar el cortado del césped. Siendo algo que normalmente debe hacerse una vez a la semana las lluvias pueden hacer que tengamos que espaciarlo y dejarlo para cuando acabe de llover, momento en el que atacaremos con un corte medio si la hierba está muy crecida, con el fin de no exponer demasiado las raíces pero tampoco dejarlas con demasiada sombra y puede que las semillas que queden no germinen adecuadamente. Al cortarlo alto y luego darle un segundo pase más corto nos quedará un césped amarillo y poco vistoso, con evidentes problemas y propensión a que aparezcan malas hierbas.