jardineria marbella

Paisajismo y la enredadera

Cuando se plantea un proyecto de paisajismo en Marbella, dadas sus condiciones de clima y luz, podemos contemplar diversos escenarios, siempre dentro de los parámetros del mismo proyecto, sabiendo qué quiere el cliente, qué esperamos poder hacer y cómo estructurar todas las partes del proyecto para crear la superficie ideal para ese espacio con enredadera, ya sea un túnel, un emparrado o una estructura específica que queramos cubrir con las plantas.

¿Cómo consideramos las plantas enredaderas en paisajismo?

Teniendo en cuenta que las enredaderas necesitan siempre una estructura sobre la que crecer podemos clasificarlas en función de su biología: 

  • Perennes o caudadas (importante para saber los espacios dedicados en función de si cae hoja o no)
  • Leñosas o herbáceas (nos habla de su forma de crecimiento, dureza, necesidades…)
  • Crecimiento de tipo lento o rápido (para saber cuánto va a tardar en integrarse en nuestro proyecto y cómo irá apareciendo en función de su momento de crecimiento, así como la supervisión que necesitará para dirigirla).

Conociendo estos factores también podemos establecer entonces el tipo de crecimiento y características para determinar qué estructura necesita en su crecimiento:

Plantas apoyantes: Son aquellas que, como la buganvilla (que también tiene espinas), realmente no se «agarra» a una superficie sino que se apoya en ella para crecer, por lo que la superficie determinada

Plantas autónomas: son las que no requieren un apoyo o soporte para crecer. Desarrollan pequeñas raíces en el tallo que se van adhiriendo a las superficies.

De zarcillo: desarrollan zarcillos que se enredan en las superficies o en otras plantas y los usan para crecer hacia sus rutas deseadas.

Espinosas: podemos citar como una de las más típicas los rosales trepadores que usan sus espinas para afianzarse y crecer. Normalmente requieren ser dirigidas eficazmente para que no se «asalvajen» y rompan el diseño y la planificación del paisajismo.

Enredaderas: normalmente guiadas por un tutor, postes o listones, además de algunos listones cuando alcanzan cierta altura, las enredaderas crecen con facilidad por pérgolas o cenadores creando efectos estéticos de gran belleza y cuidado.

Las plantas enredaderas sin duda son una solución orgánica bonita y muy estética en el paisajismo, combinando tanto el follaje como las flores que tengan, como los jazmines o las glicinas (wisteria), que crean superficies llamativas y coloridas, olorosas y con un toque floral que aporta mucho a un paisajismo que quiera sacarle el máximo partido a las plantas que utiliza para embellecer un proyecto y jardín.

Seguiremos hablando de plantas trepadoras en próximos post.

Posts
Relacionados