paisajismo profesional marbella

Árboles de sombra para el jardín

Dependiendo del tamaño, forma, y distribución de tu jardín, un árbol de sombra puede ser una idea magnífica para disponer de un espacio agradable en días de calor, para minimizar la llegada del viento contra la construcción (que también es uno de los principios de la sostenibilidad urbanística) y también, cómo no, para embellecerlo.

Es importante establecer el lugar donde se va a disponer del árbol, y ser conscientes de los cuidados que va a necesitar. Por ello siempre te aconsejamos que preguntes a una empresa de jardinería profesional en Marbella, si lo vas a hacer en esa zona, que conocerá sin duda lo mejor que puedes hacer con tu jardín y lo que más conviene acorde a la ubicación del mismo. Lo bueno es que la Costa del Sol permite, por su propio clima, plantar casi cualquier tipo de árbol y que prospere sin mucho problema.

Ideas de árboles de sombra para tu jardín y casa:

Catalpa:

Un árbol para jardines de tamaño mediano, con una altura entre los 6 y los 14-15 metros. Es de rápido crecimiento, muy utilizados para la jardinería ornamental. De hojas grandes y caducas, casi aterciopeladas, forma una copa globosa que alcanza el mismo ancho que su propia altura por lo que compone una circunferencia ideal para descansar bajo ella y disfrutar de la sombra. Se adapta a cualquier tipo de suelo.

Morera:

Conocida por su estrecha relación con los gusanos de seda (otro beneficio si tenemos niños que quieran tener sus propios gusanitos y darles de comer), la morera es muy popular en Andalucía. Tiene una copa esférica y con grandes hojas caducas, blandas y bonitas. No suele pasar de los 15 metros de altura y su crecimiento es rápido. Es ideal para zonas más altas y duras aunque se adapta muy bien a casi cualquier terreno, dado que además aguanta muy bien tanto las temperaturas veraniegas como las heladas. Es un árbol de sombra todo terreno.

Frutales:

Los frutales son una de las mayores herramientas de sombra que tenemos y que puede decorar el jardín, añadiendo el olor del azahar en el caso de los naranjos, y las frutas cítricas como beneficio añadido a su plantación. Aunque rara vez pasarán de los 6 metros se pueden disponer juntos, y sus pequeñas copas unidas forman una cadena de sombra muy agradable. Naranjos y limoneros añaden perfume a su estructura y los nísperos son mucho más duros y pueden aguantar mejor en zonas más altas, con hojas oscuras y grandes, copa redondeada y compacta.

Arces:

Hay una gran variedad del mismo y alcanzan de los 5 a los 10 metros. Tienen hojas caducas y grandes, y forman una gran copa que es perfecta para disfrutar la sombra. La variedad a plantar vendrá dictada por el espacio de que dispones. Podrás disfrutar de las hojas coloreadas en otoño que pasan del verde al amarillo, naranja y hasta el rojo vivo. Forman una gran barrera contra el viento y son muy duros. Son ideales para zonas altas, dado que son árboles que necesitan una estacionalidad marcada y temperaturas frías para acabar de madurar, por lo que se recomiendan en zonas de montaña.

Es importante recordad que los árboles deben ser plantados siempre a una distancia adecuada de las construcciones para que las raíces no lleguen a ellas y las ramas no puedan estorbar o tocarla, de forma que una caída de ramas o la propia caída de las hojas no se acumulen en tejados y canalones.

 

Posts
Relacionados