La poda del geranio, cómo y cuándo podarlos

La poda del geranio, cómo y cuándo podarlos

Los geranios forman parte de la familia de plantas Geranium, la cual está formada por más de 300 especies. Son cultivadas en climas templados y son famosas por sus bellas flores y colores. Los geranios son adorados por los jardineros de todo el mundo por lo mucho que dan en comparación con los cuidados que requieren.
Es importante tener en cuenta que además de los cuidados es fundamental su poda adecuada para mantenerlos sanos y bonitos.


A pesar de que no necesitan de muchos cuidados, como por ejemplo los lirios(enlazar con Cuidados del lirio de lluvia) o las enredaderas (enlazar con Enredadera de flor morada), si que hay que mimarlos un poco, por lo que antes de adquirir cualquiera de ellas debemos asegurarnos de que podemos cuidarla como es debido.
En Greenthia queremos que todos nuestros clientes tengan sus plantas lo más cuidadas posibles, por ello en este artículo te explicamos cómo y cuándo podar estas plantas de exterior que nos regalan unas flores tan bonitas y resistentes.


¿Cuándo hay que podar un geranio?


Los geranios pueden podarse varias veces durante el periodo vegetativo para evitar que las plantas se vuelvan flácidas. Algunas variedades, como los pelargonios decorativos, tienden a producir brotes altos y, por tanto, se benefician más de una poda regular. Los geranios que hibernan a menudo desarrollan un crecimiento leñoso y frondoso, por lo que deben podarse al menos un tercio en primavera. El otoño es otro buen momento para podar los geranios, permitiéndoles descansar durante el invierno.


Cada vez que el geranio tenga un crecimiento más alto de lo común, no dudes en recortar los tallos. Así mantendrás las plantas tupidas y frondosas, aunque ten en cuenta que puede retrasar la floración. También puede deshojarse en cualquier momento para eliminar las flores marchitas y mantener la planta en flor durante toda la temporada.


Los geranios perennes pueden podarse a mediados de verano, después de la floración, para mantener la planta compacta y tupida. Otra poda a finales de otoño preparará la planta para el invierno. Además, puedes eliminar los tallos muertos o doblados en cualquier momento de los geranios.


¿Cómo podar un geranio?


La poda, al igual que un corte de pelo, estimula su crecimiento nuevo y sano, haciendo que haya flores tupidas y más bonitas distribuidas exuberantemente entre la planta y creciendo sanas y plenas. A continuación, os enseñamos detalladamente como podar un geranio para que se vea sano y precioso.


• Utiliza los dedos para pellizcar los brotes nuevos y las tijeras de podar para cortar las flores muertas y los tallos secos o dañados.
Recorta las flores muertas de su tallo o codo (donde se unen a un tallo principal). Retira las hojas marchitas y marrones y, si algún tallo está roto, retíralo también.
Arranca las malas hierbas y otras plantas pequeñas que crezcan de forma indeseada. Examina las hojas de la planta en busca de signos de podredumbre o infección fúngica. Elimina cualquier insecto que haya en la planta.
Corta todos los tallos de la planta, dejando sólo 3-4 tallos con flores. Esta poda puede parecer muy dura, pero los geranios son cultivadores entusiastas y pronto florecerán con fuerza.
• Cuando corte ramas y tallos, asegúrate de que las tijeras están bien afiladas y esterilizadas.
Recorta la planta a lo largo, de modo que quede a 10 cm por encima del suelo. La planta debe podarse a 1/3 de su crecimiento total. Con una horquilla de jardinería o un rastrillo, remueve suavemente la tierra del lecho de geranios.


En conclusión, los geranios son plantas fáciles de cuidar, que florecen con facilidad y aportan color a cualquier jardín. Con los cuidados y el mantenimiento adecuados, incluidas la poda y el recorte, pueden ser la planta estrella de un jardinero novato o una obra maestra de cuidado para un veterano.

Posts
Relacionados