jardines de balcón

Plantas de interior en la estación fría

El invierno avanza y gran parte de él así como los principios de primavera pueden afectar incluso a nuestras plantas de interior que, de natural, están más protegidas, tanto en el patio como en el interior de casa. Pero algunas cosas pueden jugar en su contra durante la estación fría.

Muévelas de sitio.

Aun si las plantas que tienes de interior son de las que gustan de lugares umbríos hay que irlas moviendo un poco para conseguir que les de la luz ya que en esta estación mengua al principio hasta que se acerca la primavera, momento en el que empezará de nuevo a entrar más luz. Las plantas que tengas en esquinas o pasillos agradecerán una luz un poco más directa para mantenerse frondosas.

Cuidado con la calefacción

En los lugares donde el frío aprieta es normal (y deseable) tirar de calefacción. A veces no pensamos que al hacerlo estamos modificando también el hábitat de las plantas que tenemos en casa. Por lo general las calefacciones suelen secar más el ambiente, además de modificar la temperatura media, trastocando el índice de humedad que tiene la planta acostumbrado. Si esta modificación es muy notoria lo más normal será intentar paliarlo con algún extra como disponerle un manto de musgo (preferentemente de turbera) aunque también podemos utilizar humidificadores que además de ser buenos para las plantas también lo serán para el ambiente general de la casa.

Proteger las plantas del patio

Pese a plantas de interior algunas como las pilistras (aspidistra elatios) se disponen muchas veces en patios. Normalmente, en función de su configuración y luz, habrá que retirarlas a una zona un poco más protegida sobre todo en los meses más duros, aumentarles un poco el sustrato para proteger las raíces y mantenerle el riego. Es una planta que de por sí le gusta estar húmeda pero no encharcada, por lo que habrá que regularlo sobre todo si llueve.

Un truco para mantenerlas bien sanas es agruparlas puesto que al hacerlo se alimentarán de la transpiración unas de otras, nutriéndose de forma muy efectiva. Es ideal ponerlas en un punto de luz, no muy pegadas a las ventanas sino a una pequeña distancia y, de vez en cuando, irlas pulverizando y limpiando de polvo.

Posts
Relacionados