Piscinas naturales

Una piscina natural es una masa de agua de óptima calidad gracias a la depuración y filtración de la misma basándose, ambos procesos, en la imitación del ciclo de la naturaleza – mediante tierras de diferentes granulometrías y diferentes plantas acuáticas, pudiendo estar éstas últimas integradas  en dicha masa, en el exterior o contemplar ambas posibilidades (opción híbrida).

En esta modalidad de piscinas la zona de baño está normalmente separada de la zona de fitodepuración en donde existen plantas macrófitas. Es necesario poner el agua en circulación mediante un sistema de tuberías, bombas y cascadas, de forma análoga a un río de verdad. De esta manera se crea un sistema aeróbico que permite la eliminación natural de la materia orgánica, partículas eutrofizantes y de los posibles microorganismos patógeneos.

Entre los beneficios de estas piscinas se pueden establecer:

  • Nadar en un agua sin química se traduce en salud al desaparecer sus consiguientes riesgos de alergias e irritación para ojos y piel.
  • La reaparición de la vida salvaje – multitud de pájaros acudirán a beber agua permitiendo a los amantes de la naturaleza su estudio mediante la contemplación.
  • Disfrutar del reparador sonido del agua en su descenso por las cascadas.
  • Ahorro en maquinaria, reparaciones, productos químicos.
  • La satisfacción personal de contribuir a un medio ambiente más sostenible y posibilitar el cambio hacia el mismo al dar a conocer a amigos y familiares este tipo de piscinas y su correcto funcionamiento.
  • El equilibrio del agua es directamente proporcional al tiempo, es decir, cuanto más tiempo pase más se estabiliza y se equilibra el agua, con lo cual más resistencia adquiere a los cambios que pueda sufrir el biotipo.

Por Guillermo Rivero

Posts
Relacionados