cenizas para el jardín

Cenizas para fertilizar el jardín.

¿Se puede usar la ceniza de madera para el jardín?

Quizás es una de las tradiciones más arraigadas en las zonas donde se dispone de chimeneas y a la par, de jardines. ¿Qué destino darle a las cenizas que se acumulan en las chimeneas y en los cubos? Pues como son un excelente recurso como fertilizante, siempre que sean de madera y no de carbón, suponen una fuente de calcio y potasio para el jardín, sílice, magnesio, azufre (un poco y según), poco nitrógeno y fósforo; además de servir para varias cosas más.

Pero no nos vale cualquier ceniza, como todo buen jardinero profesional os podría decir. La calidad de la madera también interviene por sus propias características con respecto al árbol de procedencia. Cada tipo de madera produce un residuo distinto tras su combustión, cosa fácilmente comprobable. Siempre preferiremos ramas a tronco y dentro de esto árboles caducos a resinosos como pino o abeto que aportan menos nutrientes y minerales mientras que los primeros son más ricos en ellos.

A la hora de utilizarla para el suelo, hay que tener en cuenta el tipo de tierra con la que contamos y su composición, no utilizando más de un puñado para tierras arcillosas (por metro cúbico) y algo más para tierras más ácidas. Hay que incorporarlas idealmente después de las lluvias de invierno y mezclarla bien. Un exceso de ceniza hará que la tierra quede pastosa o su composición cambie por lo que hay que tener cuidado con su uso y, a ser posible, consultar a un profesional de la jardinería de referencia para poder realizar un buen trabajo y no afectar en demasía.

Otros usos

Además de como fertilizante, también podemos guardar un poco de ceniza para utilizarla en momentos determinados.

Desinfectante: Utilizar ceniza seca en una herida de un árbol puede ayudar, en caso de que no disponga de masilla cicatrizante.

Contra las babosas: para los moluscos blandos como babosas y caracoles la ceniza se convierte en una barrera infranqueable. Eso sí, hay que aplicarla seca alrededor de la planta e ir verificando puesto que las lluvias o el rocío pueden hacer que pierda su eficacia.

Protección: en una emulsión (mezcla con agua hasta que quede una pasta) y embadurnada en la parte baja de los troncos de frutales les ayudará a protegerse en invierno y también contra determinadas enfermedades.

 

Posts
Relacionados