Entradas

Ideas para el árbol de Navidad después de las fechas

Al pasar la Navidad, lo habitual es ir quitando los adornos propios de esta época pero muchas veces no sabemos qué hacer con el árbol natural que se ha utilizado, tirarlo no es una opción, sería una alternativa poco ecológica.

Os vamos a dejar una serie de ideas si acaso habéis utilizado un árbol natural, de esos que se compran y que no son los de los centros comerciales y las tiendas y bazares, que son de plástico y con fibra de vidrio de colorines.

Y es que pocas cosas pueden competir con un árbol natural decorado, que no sea un pequeño espantajo de plástico que más que adornar “cumple su función” y es tapado con espumillón, bolas y luces para cubrir los huecos. Un árbol natural añade prestancia y solera a un espacio, a una habitación, sala o salón, trayendo además esas reminiscencias de antiguo, esas tradiciones en torno a un elemento decorativo tan antiguo y cargado de significado.

Pero, por más significado que tenga, ¿qué hacer con él una vez que ha transcurrido la época navideña?

  • Plantar:  Siempre puede colocarse en el jardín si le hemos cogido cariño. Hay formas de darle nueva vida incorporándolo en ese nuestro jardín y poder darle un nuevo uso paisajístico. Y si tenemos dudas sobre esa replantación siempre podemos pedirle opinión a un jardinero profesional.
  • Reciclar: Seguir el ciclo de la vida, darle más uso. Hacerlo compost y de ahí podrá ayudar a nuestro jardín a crecer quedando incorporando en sus elementos primordiales.
  • Manualidades: Siempre podemos recurrir a las muchas cosas que se pueden hacer con un buen material, desde portavelas a decoraciones con las ramas que nos ayuden a personalizar la casa y el jardín.
  • Barrera anti erosión: Otro uso muy útil es colocar el árbol cerca de playas o arroyos para evitar la erosión del suelo ya que los árboles de hoja perenne crean una especie de barrera que no deja que esto ocurra.

Existen miles de ideas y usos que se le pueden otorgar a los árboles de Navidad, con un poco de creatividad y paciencia harás cosas increíbles con estos arbustos sin tener que tirarlos a la basura. ¡Prueba y cuéntanos lo que has hecho!

jardineria malaga

Cómo reutilizar tu árbol de Navidad

arbol de navidadAl pasar la Navidad, lo habitual es ir quitando los adornos propios de esta época pero muchas veces no sabemos qué hacer con el árbol natural que se ha utilizado, tirarlo no es una opción, sería una alternativa poco ecológica.

Existen muchas opciones para conservar ese hermoso árbol durante todo el año.

  • ¡Plántalo! Si no quieres deshacerte de él, lo mejor que puedes hacer es plantarlo en tu jardín. Seguramente lo compraste sin raíces, no hay problema, también puedes ponerlo en una maceta. Colocarle luces para darle un toque especial o ponerle algún adorno de tu preferencia.
  • Popurrí de invierno: Junta algunas ramas de tu árbol con canela, cascaras de naranja y agrega un poco de aceite aromático de tu preferencia y tapas por 3 días para que se concentren los olores. ¡Quedará un olor particular que impregnará toda tu casa!
  • Recíclalo: En muchos lugares existe un programa de colecta anual para convertir el árbol de navidad en composta, una mezcla de materiales orgánicos que sirven para fertilizar y fortalecer la tierra de los cultivos.
  • Portavelas natural: Corta el tronco en 3 partes iguales y haz un orificio de unos 2 cm de profundidad, compra velitas del mismo tamaño y listo. ¡Se verá genial!
  • Nuevo hábitat: Hunde el árbol en el lago más cercano a tu comunidad, es algo más común de lo que parece, muchas personas escogen este método para que los peces puedan refugiarse allí y evitar así filtraciones de arena.
  • Barrera anti erosión: Otro uso muy útil es colocar el árbol cerca de playas o arroyos para evitar la erosión del suelo ya que los árboles de hoja perenne crean una especie de barrera que no deja que esto ocurra.

Existen miles de ideas y usos que se le pueden otorgar a los árboles de Navidad, con un poco de creatividad y paciencia harás cosas increíbles con estos arbustos sin tener que tirarlos a la basura. ¡Prueba!
Por Paco Rivero