heridas en árboles jardinería en Málaga y Marbella

Cicatrización en árboles

A veces no tenemos en cuenta que las plantas también pueden necesitar ayuda en cosas tales como la cicatrización. Máxime ahora que estamos en un periodo de entre tiempo, donde granizos, lluvias intempestivas y el frío pueden marcar árboles y plantas creándoles heridas en su superficie, ya sea en tronco o ramas.

Cuando encontramos una herida en un árbol de nuestro jardín debemos proceder con cuidado para no empeorar el daño. Aunque muchas personas no consideren el sufrimiento y estrés de la planta, un jardinero profesional sabe qué daños puede conllevar no arreglar la herida adecuadamente ni repararlos con los medios adecuados. Anteriormente se usaba sellador o pintura de base de petróleo para sellar un área herida en un árbol pero eso se ha demostrado ya sobradamente que en realidad no lo protege ni previene la putrefacción.

Es mejor empezar limpiando la zona afectada con un cuchillo afilado para recortar la parte de corteza desgarrada y redirigirla a la parte herida. También se puede hacer con la corteza rota, recogiendo los pedazos o trozos más grandes para posteriormente volver a pegarlos al tronco  de forma adecuada y siga protegido el tronco interior. Siempre que la herida (hablamos de heridas pero a veces una “herida” puede ser una rama grande caída o algo que haya afectado grandemente al árbol, independientemente de su edad y tamaño) sea inferior al 25% de la masa total del árbol, debería recuperarse, pero de ahí al 50% puede tener problemas si no se le ayuda.

En muchas ocasiones las heridas proceden de la poda, y al eliminar esas ramas podemos dañar al árbol, sobre todo en el caso de ramas vivas en las que debemos dejar el collar y no un tocón para que el árbol tenga más facilidad de cicatrización.

 

 

mantenimiento jardines villas marbella

Jardines preprimaverales

Tanto el paisajismo como la jardinería (un día haremos un post separando estos dos conceptos), tienen en cuenta este periodo, el pre-primaveral, esos finales de febrero, cuando hay tiempo imprevisible, y los principios de marzo, donde es habitual que se atemperen un poco las temperaturas diurnas pero el frío sigue presente por las noches. Hay momentos en los que la brecha de temperatura llega hasta los 20 grados, lo que supone un gran estrés para el jardín.

También es habitual en la zona de la Costa del Sol, como todo buen jardinero profesional sabe, que haya una tregua en las precipitaciones, con lo que se convierte en una ocasión ideal para limpiar tanto jardín como huertos para la entrada de la primavera. Como siempre, retirar las hojas del suelo para que éste se airee y pueda respirar mejor, al no tener esa capa que puede llegar a suponer un foco de infecciones y hongos si hay demasiadas, la tierra podrá asumir mejor el intercambio de temperatura y recibir tanto el agua de la condensación de las plantas como secarse un poco durante las temperaturas más altas.

Pero todavía harán días fríos y eso es ideal como prórroga del tiempo de poda, por lo que podemos dar los últimos retoques a las plantas y árboles que necesiten de ese refuerzo que es la poda para enfrentarse a una de las mejores estaciones para ellas que es la primavera, cuando la savia vuelve a fluir con fuerza. Esas herramientas que usemos deben ser desinfectadas profilácticamente con productos adecuados y conocimientos profesionales para que si alguna de las plantas tiene una infección u hongo, no trasladarlo al resto del jardín.

Así, los jadrines en Marbella y la Costa del Sol tienen sus tiempos, como todos, y dependiendo de los conocimientos que el jardinero profesional tenga de la ubicación y de la zona podrá establecer un calendario lógico de trabajo con el jardín, siendo este periodo preprimaveral, más atemperado que el invierno, ideal para ultimar los preparativos para que el jardín reverdezca adecuadamente y con fuerza, además de preparar los nuevos planes adecuados para poner en marcha los cambios que deseemos para nuestro jardín o nuestra labor paisajística que pueda exigir algunos cambios de estructura, plantas o ubicaciones idóneas para nuevos ejemplares.

No dejes pasar esta época para trabajar en tu jardín, y siempre que necesites a un profesional tanto para tu jardín privado como para el de tu comunidad, solo tienes que ponernos un mensaje y te contactaremos enseguida. ;)

 

instalación de césped artificial

Jardines en invierno, cuidados profesionales

Una empresa de jardinería en Marbella, un equipo profesional, aborda la entrada del invierno sabiendo que el trabajo que va a realizar en este momento es crítico para el resto del año.

Empiezan por la poda, ya que en invierno se reduce enormemente el riesgo de infecciones por hongos de las plantas y la pérdida de reservas y sangrado de la planta será mucho menor, colaborando el clima más frío en ello. Incluso en lugares como la Costa del Sol donde los inviernos son atemperados y no hay nevadas, esa poda es acatada con prontitud para minimizar el daño a la planta y que se encuentre más fuerte de cara a primavera.

En cuanto a la hora de plantar, la empresa de jardinería del área de Marbella que conoce bien el terreno sabe que puede realizarse plantaciones de frutales, por ejemplo, y otras plantas de hoja caduca, según las necesidades paisajísticas del jardín (un plan de paisajismo no se realiza de una tacada: es progresivo y hay que tener en cuenta los momentos y estaciones para sacar el máximo partido), puede realizar una plantación de pies a raíz desnuda, como es muy común en plantas como los rosales.
Sin embargo, en hoja perenne cabe esperar a la atemperación del clima como suele ser principios o finales de invierno, para minimizar riesgos.

Es un buen momento, también para realizar los acolchados protectores para los jardines que mantengan las raíces más sensibles aisladas y el suelo protegido, con recubrimientos vegetales como hoja, pinaza, cortezas o paja que contribuirán a aislar y amortiguar las temperaturas más frías. Una empresa profesional de jardinería tendrá más de un recurso para cada tipo de jardín y sus necesidades a la hora de preparar este aspecto para el invierno.

Hacia finales del invierno se suele aprovechar para mejorar el suelo, antes de que las plantas sientan la llamada de la primavera y empiecen a desperezarse y entrar en actividad. Para ello suele añadirse abonos, ya sea compost autofabricado, estiércol, humus de lombriz, mantillo u otros compuestos especialmente preparados en función de las plantas presentes y las necesidades paisajísticas que se quieran introducir o potenciar para el despertar del jardín.

En definitiva, los cuidados profesionales del jardín suelen tener en cuenta que el invierno, lejos de una estación de quietud es un momento de preparación para la próxima primavera y para atender las necesidades del jardín, dejándolo latente pero preparado para lucir mejor en su composición paisajística del entorno donde se encuentra.

jardinería en Marbella

Jardinería en Marbella: otoño en la Costa del Sol. Consejos

Jardinería en Marbella:

Un profesional de la jardinería en Marbella tendrá siempre en cuenta que la estación otoñal tiene sus propias características en la Costa del Sol, debido a su ubicación y su emplazamiento, y teniendo en cuenta, además, que el jardín que tiene que atender. Algunas de esas características tienen que ver con la orientación y el sentido paisajista que tenga un jardín. No es lo mismo un xerojardín que un paisajismo europeo, un jardín zen o uno más tradicional y andaluz. Las especies que habitan en él tienen sus propias necesidades y equilibrios.

En otoño, en la Costa del Sol se dan circunstancias muy cambiantes. En el mundo de la jardinería en Marbella  se tiene en cuenta que la estación suele ser de bruscos cambios, manteniendo aún días con picos de calor casi veraniegos y noches frías y en muchos casos ventosas. La humedad crece y las lluvias son intermitentes y en muchos casos en tromba, con precipitaciones durante dos o tres días pero en gran cantidad. El sol tiene varias horas de impacto con temperaturas medias de 24 a 28 grados en algunos casos y noches frescas que pueden llegar a bajar a los 9 grados con bastantes rachas de frío. Así, preparar el jardín para el otoño en la Costa del Sol significa vigilar el estrés de las plantas, atender el césped si es de variedades que no soportan tan bien los cambios o no son especies duras. Las plantas florales sufren mucho esta estación y hay que vigilar también los árboles jóvenes.

Mención especial a que, si bien es una buena época para transplantar y plantar bulbos, hay que cuidar esas acciones dado que son momentos delicados. Los bulbos pueden quedarse al descubierto por una lluvia más tempestuosa de la cuenta y los transplantes no agarrar bien o quedar comprometidos si no se han puesto a buen recaudo, protegidos del viento.

Igualmente un entendido, profesional, en la jardinería en Marbella sabrá que como en todo jardín, los hongos esperan su oportunidad en los huecos oscuros y húmedos y bajo las hojas que no hayan sido retiradas por lo que el trabajo constante en limpieza es esencial para que el jardín en Marbella prospere y se prepare mejor para el invierno.

xerojardineria en Málaga y Marbella

Xerojardinería

Una de las tendencias que más se están asentando en paisajismo en Málaga y Marbella es la xerojardinería. ¿Qué es la xerojardinería? Es la técnica de crear jardines y paisajes atendiendo al concepto inicial de la concienciación sobre le agua. De hecho en muchos ámbitos a este tipo de jardinería que pretende (y lo consigue), hacer un uso totalmente racional del agua, se la llama paisajismo inteligente, paisajes conservadores de agua o resistentes a la sequía, por sus propias características.

En la xerojardinería, nacida en California y que, por clima, tiene muchas características usables y exportables a la Costa del Sol, encontramos el uso de plantas muy apropiadas para la conservación y el uso mínimo de agua, usando en muchas ocasiones las autóctonas o nativas de la zona conjuntamente a otras ornamentales que toleren bien el uso de agua de forma racional.

La intención de la xerojardinería no es crear un jardín que parezca un erial con cuatro plantas autóctonas medio arrasadas por el calor, sino crear espacios donde los contrastes de color de las distintas plantas se combine perfectamente con el uso racional del agua, con sistemas de riego extremadamente eficientes pero también aunándolo a plantas que aporten alegría y colores vivaces siempre con las medidas adecuadas para que su suministro de agua sea eficiente para que el jardín cumpla su cometido de lugar de esparcicimiento y solaz así como de aportar belleza al entorno.

Para ello se usan diversos medios: uso de grava y piedras de distinto tipo, tierras arcillosas, bolas de arcilla, corteza de pino y otros recursos que permiten crear bonitos patrones mientras a la vez tienen un uso concreto como es el de conservar la humedad y así depender menos del riego, aguantando mucho más. Es una forma de jardinería que huye de las grandes extensiones de césped que, aparte de ser verde, no tienen más función que la de consumir grandes cantidades de agua, y por ello se descartan de la xerojardinería que, de incluir algún tipo de césped sería de especies resistentes a la sequía y perdurables.

La Xerojardinería es, definitiva, otra formas de jardinería que se preocupa de la sostenibilidad e impacto ambiental del jardín, del consumo de agua, pero también del paisajismo creando sorprendentes efectos, siempre que lo desarrolle un especialista y paisajista profesional.

En Málaga y Marbella la xerojardinería se adapta perfectamente, tanto por las especies autóctonas que existen que ya de por sí son eficientes con el agua que asimilan como por el propio paisaje que permite bellas combinaciones de paisajismo en esta rama profesional de la jardinería

Cuidados del jardín en otoño

El paisajismo es una de esas actividades profesionales que, bien gestionadas por un paisajista profesional, produce efectos en cualquier época del año. Así, somos capaces de trasladar esa sensación de recogimiento y agradable cambio de estación al jardín, creando una atmósfera que acompañe y que lo convierta en un protagonista del cambio de estación.

El trabajo de un jardinero y paisajista profesional es que esos cambios se sucedan y el ambiente se transforme con una transición suave, y que los trabajos apenas se noten, siendo un asistente in pectore para el disfrute de aquellos que concurren en el jardín.

Trabajos:

Es la mejor época, sin duda para tansplantar debido a la humedad y la frecuencia de lluvias comparada con otras épocas del año; por supuesto un paisajista profesional sabrá ver la variación entre uno y otro lugar, en función del ambiente, el calendario meteorológico y la temperatura. Pero de media suele ser un buen momento para hacer cambios en los jardines y que las plantas sufran y se estrenes lo menos posible.

Los bulbos se suelen plantar en otoño para calcular su floración en primavera, luego el Otoño se convierte en una estación programática y de apuestas para desencadenar el potencial del jardín que poco a poco se irá sumergiendo en el letargo de la siguiente estación. Así que, si ve a su paisajista profesional aparecer con una caja de bulbos, ya sabe lo que está planeando: sorprenderle en primavera.

Es el momento también de prepararlo todo y dejar el lugar limpio, recortar hierbas perennes, podar setos y arbustos y matorral puesto que para prepararse para el frío devuelven savia a las raíces y pueden acusar el exceso de peso en las zonas superiores.

Parte de los cuidados que tendrá el paisajista y jardinero profesional será el de quitar las hojas que vayan cayendo. Siendo la estación de las hojas secas, que a muchos les gusta pisar, pues es uno de esos sonidos con los que se asocia el Otoño y su reminiscencias en la memoria, las hojas en el jardín, sobre todo si caen en césped, privan a otras plantas de los rayos del sol, que no está para muchos ruidos en esta época, y puede hacer aparecer parches de humedad y posibles hongos (época prolífica, esta) que afecten al jardín.

abonos para el jardin; empresa de jardinería en Málaga

El mejor abono para tu jardín

En muchas ocasiones, cuando no contamos con un jardinero profesional que nos aconseje, nos encontramos, estupefactos, ante las estanterías de algún centro comercial o tienda, pensando en qué es lo mejor para nuestro jardín en el tema de abonos.

Somos asaltados por múltiples dudas: liberación lenta, orgánico, ph alto, plántas ácidas…

Lo primero que tenemos que saber es de qué se compone nuestro jardín, como cualquier especialista profesional te diría. Debes saber que abonos hay de dos tipos, fundamentalmente: macronutrientes, compuestos de nitrógneo, fósforo y potasio, y los micronutrientes, que están compuestos por hierro, magnesio, azufre, etc. Deberemos elegir el tipo de abono que beneficie al mayor número de plantas que tenemos en el jardín.

Cuando se trata de un paisajismo donde además tenemos distintas especies en un orden determinado será más fácil, normalmente, aportar estos nutrientes a las plantas sabiendo de ellas qué necesitan en cada momento. Un jardinero profesional en Marbella te diría que hay que organizar un calendario en función de las necesidades y especies presentes.

Si queremos abonar césped recurriremos a un abono de liberación lenta  dado que esta especie requiere mucho nitrógeno. De no ser de liberación lenta perderíamos con el riego sucesivo todos esos nutrientes y no serviría de mucho, volviendo a necesitar abonar en breve tiempo. Es importante que ese abono sea específico dado que usar uno genérico lo que provocaría sería un estrés en la planta que provocaría que un gran perjuicio para esta.
Lo mismo nos va a suceder con las plantas más específicas, como las ácidas o las de climas extremos como cactus u orquídeas que tienen requerimientos especializados para atender a sus necesidades nutricionales.

En cuanto al formato, dependerá del uso. Si es para interiores y balconadas, jardincitos urbanos o terrazas, lo más ideal, sobre todo si usamos el riego con regadera será el líquido, que es fácil de conservar y usar, incorporándola a la regadera. Un poco más trabajoso pero efectivo es el riego con abonos solubles, que deberemos disolver en el recipiente antes del uso. Si bien su conservación es fácil, hay que limpiar bien el recipiente después de su uso, sobre todo si es un abono específico y vayamos a regar otras plantas que no tienen las mismas necesidades. Los abonos granulados son muy fácils de conservar en sus recipientes pero suelen ser para jardines grandes y su disolución es bastante rápida. Se aconseja para plantas que tienen un gran índice de crecimiento en primavera.

La composición del abono que utilicemos variará mucho: por un lado están los químicos, recomendables en ciertas circunstancias concretas, puesto que producen una cierta salinización del sustrato, pero que en ciertas ocasiones nos convendrá. Por otro lado tenemos los orgánicos, que son aquellos que están compuesto de estiércol (quizás el abono más antiguo del mundo), el guano, el humus de lombriz, que es muy oxigenado y otros que hay. Un jardinero profesional sabrá que en estas ocasiones uno de los puntos importantes es la combinación de ambos.

hongos en hojas

Hongos en el jardín por exceso de riego

Y es que a colación post anterior que hablaba del mal riego por aspersión o cualquier tipo de riego sin la adecuada supervisión profesional, podemos hablar de la proliferación de hongos dañinos en el jardín, dado que la humedad no controlada propicia su aparición y con ella, un severo problema para nuestro jardín.

Este es uno de esos aspectos que un profesional de la jardinería tiene en cuenta cuando planifica o prepara la intervención en un área ajardinada de su labor. Tiene en cuenta las plantas, césped, árboles, flores y floración y establece los sistemas de riego además de la media de humedad que necesitará cada especie para prosperar de forma adecuada.

Quizás el punto más importante es saber qué necesita cada especie en concreto puesto que los Ph de la tierra y las necesidades de abono, nitratos y enriquecimiento de cada una puede influir en sus áreas, además de la demanda de agua. Es importante en este proceso tener en cuenta que los hongos pueden proliferar si ese control de humedad no está particularmente cubierto, dado que su aparición ante el exceso de humedad puede poner en peligro todo el jardín, ya que muchos de ellos empiezan en las raíces y amenazan con pudrir la planta y algunos se llegan a extender hasta las hojas (como ocurre con las palmeras).

Saber reaccionar a la aparición de un hongo latente o de una plaga sobrevenida, o a causa de la cual el profesional del jardín es contratado es fundamental para la supervivencia del jardín, sabiendo aislar y tratar con gran constancia las especies afectadas, y conociendo los tratamientos particulares para cada una de ellas.

Antes de su aparición, antes de que el riego se torne en habitual, el profesional valorará el estado de las plantas cuando necesiten mayor humedad para que el hongo no aparezca y lo someterá a vigilancia en las épocas más húmedas del año con el fin de la profilaxis y prevención, sabiendo dónde y cuándo podrían aparecer y cuáles, del jardín, pueden ser las especies más propensas a ser afectadas por esta plaga funginosa.

profesional de la jardineria Marbella aspersor

Profesional de la jardinería y los aspersores para el jardín: no todo vale

Los aspersores son una de las herramientas de riego automático/supervisado más habituales en los jardines, sobre todo los grandes, aquellos que albergan en su misma superficie plantas, árboles y flores en distintas configuraciones y a las que hay que proporcionar agua a la vez y con cierta periodicidad.

Si bien los aspersores pueden ayudar al suministro de agua, y pueden ser programados y regulados para aportar esa humedad necesaria, dependen de la consideración de un profesional de la jardinería. Porque ajustar un programa de riego puede hacerlo cualquiera, sinceramente. Pero saber lo que conviene, cuándo regular, alterar las cantidades de agua, horas y los beneficios del riego en las distintas estaciones teniendo en cuenta la proliferación de hongos, malas hierbas y plagas, eso es lo que hace un profesional de la jardinería.

Y es que los aspersores pueden ser un arma de doble filo si no se sabe lo que se hace con total consciencia de dónde se está trabajando ese riego de aspersión: pueden favorecer la aparición de hongos, encharcar zonas, reblandecer en demasía corteza y suelo, y puede producir más mal que bien si no procede de una valoración profesional y programación coordinada con las acciones que se van a realizar en el jardín, además de tener en cuenta la época del año, la previsión meteorológica y las circunstancias excepcionales del clima de cada zona que puede hacer que en una zona haya que aumentar el riego solo en consideración a su orientación geográfica comparada con otra a pocos kilómetros de esta.

Además, el profesional de la jardinería será capaz de crear un sistema de riego totalmente adecuado en cuanto a orientación, tiempos y la coordinación con otros sistemas de riego existentes que aumente la optimización con respecto al uso consciente del agua, las plantas presentes, la época y la necesidad del jardín en cuestión.

plantas de interior

Consejos rápidos para plantas de interior antes de la estación seca.

Aunque llevamos una lluviosa e inconstante primavera, con intervalos de frío, nubes, lluvias y calor con bochorno de humedad, debemos ser conscientes de que en nuestro jardín y nuestra casa debemos abordar ciertos cambios de cara a las plantas y el aumento de horas de luz solar directa. El verano es una estación, en la Costa del Sol, muy exigente para las plantas y las olas de calor y la humedad pueden pasarles factura. De ahí que debamos tener en cuenta algunos factores.

Mover las plantas de sitio.

Aquellas que estén en macetas y sean transportables deben ser protegidas de luz directa durante las horas de más fuerza para evitar que el sol las queme y seque en exceso, dejando la luz solar para las horas de la mañana o la tarde, favoreciendo así la absorción de vitamina D. Esto es sobre todo para las plantas más de interior.

Riego

Por supuesto tendremos que aumentar el riego puesto que el calor aumentará la evaporación. Las plantas en sí te indicarán que necesitan más aporte de agua, dado que la tierra se secará mucho más y las hojas empezarán a adquirir tonos amarronados e incluso a caerse si se empiezan a deshidratar.

Plagas.

Suele ser este el mes en que pueden aparecer determinadas plagas estacionales, así que si tenemos las plantas en el jardín tendremos que estar avisados de revisarlas con periodicidad para asegurarnos de que esta situación no se da y actuar rápidamente en caso de que encontremos algún viso de infección de algún tipo.

El control de plagas, si lo realiza una empresa de jardinería profesional es parte integrante de sus labores, centrándose en la profilaxis antes que en la solución al mal, puesto que siempre es mejor prevenirlo antes que tener que actuar ya sobre la plaga. Aun así, llegado el caso, una empresa de jardinería profesional realizará los tratamientos adecuados siempre vigilando que los productos que utiliza sean de origen orgánico para tener en cuenta el impacto que puede suponer este tratamiento sobre el espacio afectado.