Entradas

servicios de jardinería profesionales

Por qué no se debe contratar la jardinería como un “servicio más”

Actualmente existe la tendencia entre empresas de servicios a acaparar cada vez más todo tipo de servicios dispares a la actividad en sí. Desde empresas de limpieza tradicionales que tratan de cubrir servicios de conserjería hasta empresas que antes estaban especializadas en limpieza de aljibes que ahora cambian filtros de aire acondicionado.

Y no son pocas las empresas que entre servicios de pintura, limpieza y mantenimiento, (sobre todo éstas últimas) ofertan igualmente y sin pudor los servicios completos de jardinería. Todo profesional es libre de intentar acaparar su trozo de mercado, desde luego, y la competencia no hace más que fortalecer los servicios que se realizan de forma profesional y experta.

Es por ello que siempre, desde nuestra parcela, y sin hacer de menos a quienes lo ofrecen, desaconsejamos la adquisición de servicios de jardinería que no conlleve la presencia de un jardinero experto y experimentado que pueda supervisar los jardines y espacios bajo su responsabilidad con mano firme y conocimientos obtenidos por una dedicación exhaustiva a su labor.

Un jardinero experto, una empresa de jardinería seria y responsable engloba servicios ya de por sí extensos dentro del catálogo de la jardinería que una empresa que requiera que ese mismo jardinero sea conserje y encargado del mantenimiento, por simple tiempo y desempeño no puede llegar a abarcar en su totalidad.

Las empresas de jardinería ponen a disposición de sus clientes grandes cantidades de material profesional y conocimientos de sus trabajadores adaptados a cada necesidad, tenga un jardín con mantenimiento, plantas tropicales, jardines húmedos o de invierno, cada uno de ellos con unas necesidades de riego, poda, abono, temporalidad, mezcla de plantas y coordinación del paisajismo del lugar que es suficiente certificado de excelencia y que, sin hacer de menos, es, sin duda, mucho más completo, específico y mejor para su jardín que un riego a manguera, un abono casual y un rastrillado de la grama que deja de lado pistas fundamentales de la salud del jardín.